Esta es una de las preguntas más comunes que suelen hacerse las personas que han sufrido un accidente de tráfico y necesitan reclamar una indemnización. En una sociedad con un constante tráfico de vehículos, los accidentes son habituales y, lamentablemente, también lo es sufrir daños personales y/o materiales. En este contexto, contar con el asesoramiento de un profesional de la materia se convierte más en una necesidad que en una opción. Además de una persona graduada en derecho y con un máster en abogacía, necesitaremos que esté familiarizado con los accidentes de tráfico y todo lo que ello implica.

El desconocimiento general en esta materia hace fundamental contratar un abogado de tráfico. Por lo general, sabemos que tenemos derecho a reclamar pero no sabemos qué, ni cómo ni cuánto. La función del abogado es precisamente guiarnos y resolver estas cuestiones desde el momento del accidente hasta el momento en el que se cobra la indemnización.

Si la persona accidentada no ha tenido ninguna experiencia similar anterior o no conoce a nadie que le pueda ayudar, serán las propias aseguradoras las que intentarán convencerle de que no es necesario un abogado ya que disponen de un “baremo que regula las indemnizaciones derivadas de accidentes de tráfico y fija las cantidades”. Sin embargo, podemos suponer que las aseguradoras buscarán su beneficio, no el de la persona accidentada, por lo que siempre buscarán la forma de conseguir una menor indemnización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *