Mes: diciembre 2013

Cambia el marco de tu interruptor

¿Os habéis fijado qué pocas veces los interruptores de la luz de cualquier casa o edificio que visitemos van a juego con el color de las paredes o el mobiliario?

A menudo no reparamos en el hecho de que estos elementos que todos tenemos en nuestro hogar o trabajo pueden ser una pieza decorativa más a un coste muy bajo y que, además, nos ayuden a resaltar respecto a los demás.

Es evidente que si no lo vemos a nuestro alrededor, vamos a causar un buen impacto en los invitados que tengamos en casa para una cena o bien en los clientes que nos visiten para tener una reunión o comentar un proyecto en marcha. Si es tan sencillo, ¿por qué no aprovecharlo?

Cambiar el marco de un interruptor no requiere de la instalación de un especialista, y puede ser reemplazado por otros colores tantas veces como deseemos”

Por poner un ejemplo, si el color corporativo de tu empresa es el rojo a buen seguro tendrás alguna pared o marco de la puerta pintado de rojo, o bien las sillas o mesas tendrán motivos rojos, o tal vez en los cuadros y elementos decorativos predomine el rojo. Son algunas posibilidades de corporativizar nuestros espacios pero, ¿por qué no iban a ser menos los interruptores de todas las estancias? A veces no somos conscientes del poder visual que puede tener una acción de este tipo, diferenciando nuestra empresa y entrando en la mente del cliente y los trabajadores. Si además, tenemos en cuenta que tienen un precio muy bajo podemos comprender sus posibilidades reales visuales y funcionales.

También a menudo podemos encontrar estos marcos de diferentes materiales con acabados brillantes, mate o metalizados. Los acabados brillantes resaltan más los interruptores, mientras que un acabado en mate hará que no destaque tanto y pase a ser un elemento decorativo secundario pero presente. Los acabados metalizados son ideales para transmitir un toque moderno o desafiante a la vez que puede ser una excelente forma de combinar con lámparas o pomos de armarios y puertas.

¿Quieres probar? Cambiar un interruptor es muy sencillo, y hacerlo solo del marco todavía más.

Primeramente debemos encontrar algún elemento suficientemente fino y fuerte que nos permita hacer palanca para extraer esta pieza. Un destornillador de punta plana suele ser un buen aliado para este primer paso.

Debemos tener presente que el marco de un interruptor es una pieza que se coloca a presión por lo que no debería ser excesivamente resistente a nuestra fuerza, de ser así podríamos estar aplicando nuestra palanca en un punto equivocado. En general no hay problema en ajustar la fuerza a la resistencia, y con ello empujar la pieza del marco hacia nosotros para retirarla del interruptor.

El paso siguiente será intercambiarla por la que deseemos colocar nuevamente y ajustarla sobre la base del interruptor en que estaba situado el marco anterior. Como hemos comentado, siendo una pieza que se mantiene a presión, la comprobación de que ha sido correctamente colocada será muy simple, aplicando presión sobre las esquinas para confirmar que se ha adherido en su totalidad.

¿Sencillo verdad? Ahora es tu turno.