Dentro de los muchos pasos que podemos dar dentro de nuestra casa para lograr un ahorro económico importante, en este artículo nos vamos a centrar en tratar de optimizar el consumo energético de la iluminación doméstica. A continuación estas son mis sugerencias:

– Lo más básico: Haz un uso eficiente de la iluminación apagando las luces una vez que no las necesites o evitando encenderlas si podemos disponer de luz solar.

– Sustituye las bombillas de incandescencia por bombillas de bajo consumo. Una bombilla tradicional puede llegar a consumir hasta un 90% más de energía que las nuevas bombillas LED, por ello pese a que su coste puede ser superior es muy recomendable ir sustituyendo progresivamente nuestras bombillas hacia las de bajo consumo, mucho más eficientes y ecológicas.

– Si vas a hacer reformas o estás pensando en pintar el interior de tu casa, utiliza colores claros que ayuden a mejorar la luminosidad y eviten crear un ambiente oscuro que apremie a encender la luz antes de tiempo.

– Mantén tu instalación eléctrica y enchufes en buenas condiciones.

– Consulta si la potencia eléctrica contratada es la adecuada para tu hogar o bien se puede reducir.

– Existen mecanismos eléctricos que nos permiten regular la intensidad de la iluminación.

– Para un ahorro importante de energía puede ser muy útil recurrir a la domótica. Muchos sistemas domóticos que podemos encontrar hoy en día en el mercado nos permiten monitorizar el consumo energético de nuestro hogar y definir pautas de priorización y desconexión de elementos consiguiendo optimizar al máximo y mantener a raya el consumo, así como controlar aparatos de climatización,…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *